Inicio Política Y, ¿Dónde está el PLD?: Organización, Disciplina y Método de Trabajo.

Y, ¿Dónde está el PLD?: Organización, Disciplina y Método de Trabajo.

380
0

Por: Francisco Matos Mancebo, miembro CC del PLD y ex Diputado.

La última gran jornada que libramos los peledeistas de la Fundación en contra del balaguerato que usurpó el poder en las elecciones de 1990 y antes de acceder al Gobierno en 1996, fue la jornada nacional: “Que se vaya ya” en el año 1991. La militancia del PLD de todo el País fue llamada a reclamar en las calles nuestro derecho ganado en las urnas en ese proceso, por la cual muchos compañeros caímos presos en toda la geografía nacional.

Para esa época el PLD era un Partido en el cual no era necesario dar un centavo a nadie ni brindar cervezas o ninguna otra bebida alcohólica para garantizar la participación de los compañeros en las tareas cotidianas, ni para la celebración de cualquier evento o actividad; ni hubo que dar pica pollo, ni siquiera agua en funditas, ni era necesario pagar pasajes ni dar gasoil o gasolina a nadie para que haga acto de presencia en las jornadas de trabajo o en los actos de masa del Partido.

El PLD era un Partido organizado, cohesionado en acción, unificado en criterios y disciplinado hasta los tuétanos. Éramos un Partido que no jugaba con los métodos de trabajo ni con su disciplina interna, pero también, era el Partido de los hombres y mujeres más valientes, de tropas más bravas y de soldados consientes que existía en la partidocracia de la República Dominicana. Éramos el Partido con mayor capacidad de convocatoria y de movilización de masas.

¿Dónde está ese PLD que añoramos tanto todos los de la vieja guardia?

¿Será cierto que resulta imposible volver a la senda antigua de aquellos tiempos en cuanto a la disciplina, organización y método?

¿Será cierto que resulta imposible que nuestro Partido vuelva a ser aquel cuyo ejército de hombres y mujeres esté dispuesto a salir a defender la obra de Gobierno más grandiosa y maravillosas de todos los tiempos en la Republica Dominicana, sin avergonzarnos jamás de haber gobernado por y para el pueblo durante 20 años y haberlo trasformado en el País que es hoy, reconocido y respetado como el País de la región más sólido, estable y de mayor crecimiento económico?

O, quizás es que los peledeistas no nos hemos dado cuenta que, el mayor y más importante legado del Partido de la Liberación Dominicana a este País en los 20 años que ha Gobernado ha sido la institucionalización y transparentización de la cosa pública.

Todas y cada una de las Leyes que existen hoy y que vienen a poner candados institucionales anticorrupción y a transparentar el ejercicio público e igual las Leyes que han fortalecido a las instituciones del sistema judicial, las hizo, estudió, promulgó e inició su aplicación el PLD en el ejercicio del poder de Estado. I R E F U T A B L E

Solo sé que este, el actual, no es mi PLD. Maltratado, criticado, perseguido y burlado por quienes no tienen calidad moral para hacerlo. Vilipendiado por los que solo han traído dolor, hambre, desorden y miseria toda vez que han llegado al solio presidencial.

Solo sé que al PLD del pasado no faltaba la táctica ni la estrategia, pero, al PLD de los tiempos sin logística le sobraban inteligencia, capacidad de trabajo, voluntad política, vocación de servicio y coraje para enfrentar lo que sea y a quienes sean. Éramos un Partido de hombres y mujeres solidarios, sin miedo, guapos y arriesgados.

En las campañas electorales pasadas Municipales y Presidenciales-Legislativas, pospuestas arbitrariamente y sin oposición de nuestro Partido para marzo y julio 2020, se dijo hasta la saciedad desde la oposición que, había una mafia imperante con los combustibles, que el mecanismo de fijación de precios de los mismos implementado por las autoridades competentes era injusto y que ese mecanismo de fijación de precios era inflacionario, ya que, mientras más altos eran los costos de los combustibles, más alto era el costo de la vida.

Se mostró incluso en una pizarra y mediante una supuesta formulita que, el Gobierno nuestro le estaba robando el dinero del bolcillo al pueblo con ese mecanismo y que de él llegar al Gobierno (Ito Bisonó), esa situación cambiaría automáticamente. En otras palabras, se le habló mentira al pueblo flagrantemente y sin ningún reparo, mas, Víctor Bisonó (Ito) es ahora el Ministro de Industria, no ha hecho más que seguir usando el mismo mecanismo de cálculos que él siempre criticó y ni siquiera se ha excusado ante el pueblo, pero, aquí no ha pasado nada. Y, yo me pregunto: ¿Dónde está el PLD?

El Presidente Abinader en su discurso de rendición de cuentas del año pasado, 27 de febrero 2021, frente a la Asamblea Nacional y alarmado por los precios a los que se elevaron los combustibles durante esos primeros meses de su Gobierno, visiblemente emocionado por el fragor de los aplausos dijo: “Oportuno es anunciarle al pueblo dominicano que en las próximas semanas estaremos introduciendo un proyecto de Ley para la revisión de la Ley de Hidrocarburos 112-00 con el objetivo de…(en ese instante recuerdo que el Presidente elevó la voz aún más, aceleró el ritmo del discurso en medio de fuertes aplausos, mientras que las cámaras de televisión apuntaban el rostro a Ito Bisonó, quien aplaudía con mucho entusiasmo)…revisar la estructura de costos y lo relacionado a la fijación actual de los precios de los combustibles”. Inteligentemente el Presidente le dijo al pueblo en ese discurso, lo que el pueblo quería escuchar y lo que podía hacerlo a él más popular. Y, sin embargo, pasó el año y no hizo nada. Y, yo me pregunto: ¿Dónde está el PLD?

El Presidente incumplidor ofreció en ese  discurso la pronta modificación de una Ley (la 112-00) cuyo objetivo fundamental para aprobarla en el año 2,000 y promulgada por Hipólito Mejía el 29 de noviembre de ese año, era asegurar que los dominicanos podamos adquirir combustibles a un precio ajustado al precio internacional del petróleo (si sube sube y si baja baja), un producto commodity cuyo precio por barril es dispuesto en la bolsa de Wall Street, de la cual la Republica Dominicana no tiene ningún control y así ayudar a que haya tranquilidad, paz y armonía en los tiempos de crisis en el pueblo dominicano por las alzas del petróleo.

Es cierto que este País no produce petróleo, todos lo sabemos y que los precios internos de los combustibles dependerán siempre de los precios internacionales del crudo, como ya hemos dicho. Y, como las huelgas por los precios de los combustibles eran constantes para la época, y este País estaba aportando muchos muertos por dichas huelgas en protestas ilógicas en contra de los gobiernos que nada tienen que ver con las alzas de los precios de esos commodities, pues, se hizo aprobar esa Ley 112-00 y eso lo saben bien Luis Abinader, Ito Bisonó, Ignacio Paliza y el Ministro de Energía y Mina el señor Almonte.

Esta es la hora en la que ellos no han podido hacer nada con los precios de los combustibles, aunque lo ofrecieron hasta el último día de campaña, ni el Presidente ha cumplido lo ofrecido al pueblo en febrero del pasado año, sabiendo que era imposible cumplir: modificar esa Ley 112-00 sobre Hidrocarburos. Nadie le ha exigido o reprochado al Presidente Abinader nada por haber engañado una vez más al pueblo dominicano. Y, yo me pregunto: ¿Dónde está el PLD?

Pero, el Presidente tampoco tiene en su agenda pedir perdón al pueblo dominicano por él y su gente comportarse como unos solemnes mentirosos en campaña y por haberle ofrecido al pueblo dominicano solo por ganar las elecciones lo que él y su gente sabían de ante mano que nunca iban a poder cumplir. Y, yo me pregunto: ¿Dónde está el PLD?

Este Presidente, además de llegar al solio presidencial con puras mentiras prácticas engañosas, montado sobre la guagua de “Batitilla” ofrecida por la macro hipocresía e irresponsabilidad de la Junta Central Electoral y su Presidente pusilánime, cobarde y vil Julio César Castaño Guzmán, que permitió sea malogrado impunemente el proceso electoral Municipal del 16 de febrero 2020 y auspició además, que al PLD se le culpe de fraude sin derecho a réplica, situación que ató al PLD hasta llevarnos a la derrota electoral el 15 de marzo siguiente. Y, yo me pregunto: ¿Dónde está el PLD?

Abinader Picasso se la ha pasado ofreciendo los millones de Chanflín provincia por provincia para grandes construcciones de infraestructuras, al grado que, ha dado primeros picazos disque iniciando obras en las 31 Provincias del País y en el Distrito Nacional desde el primer día de su Gobierno y esta es la hora en la que no ha iniciado la primera obra de importancia, sino, solo la finalización de las que encontró casi terminadas o continuar con segundo y tercer capítulos de proyectos realizados por los Gobiernos nuestros. Y, yo me pregunto: ¿Dónde está el PLD?

Ignacio Paliza y Faride Raful, siendo ambos Diputados de la oposición y luego Senadores de sus respectivas provincias, igual se pasaron toda la campaña acusando al Gobierno del PLD de abusar del pueblo por los préstamos internacionales aprobados en el Congreso Nacional. Llamaron abusador al Gobierno de Danilo Medina por “arbitrariamente” subir los precios de los combustibles y de haberse aprobado un traje a la medida con la Ley 112-00 sobre Hidrocarburos que hicieron y aprobaron ellos hace 22 años.

Ahora Paliza y Faride defienden los préstamos internacionales que están cerca de los US$11,000 millones y justifican las alzas de los combustibles, o sea, combustibles mucho más caros ahora y más préstamos en un año y medio de Gobierno peremeista, que en los 8 años del Presidente Danilo Medina; y, yo me pregunto: ¿Dónde está el PLD?

Un Gobierno para el cual su Partido en campaña, se haya tenido que apoyar en las más viles, groseras e irresponsables mentiras y haya hecho compromisos nocivos a la salud económica y social del pueblo, comprometiéndose con sectores económicos insaciables y con fuerzas delincuenciales obscuras; un Gobierno que a los 17 meses de haber asaltado las escalinatas del Palacio Nacional aun siga acusando al PLD de todos los males existentes, no habiendo cumplido ninguna de sus promesas y que sigue por toda la geografía nacional requete prometiendo lo que ya ha prometido anteriormente varias veces y hasta dando picazos sobre picazos, como son los casos de la Autopista del Ámbar y los miles de millones ofrecidos en obras de infraestructura a San Juan, a Bahoruco, a Barahona, a Independencia, a otras, no posee autoridad moral para exigir nada ni a los ciudadanos ni a la oposición.

Con los cientos de picazos que ha dado en supuestos inicios de construcción de obras por todo el País el Presidente Abinader Picasso, alcanzarían como para hoyar una furnia, de ser dados en un mismo lugar, sin embargo, al día de hoy no le es posible presentar nada más que la inauguración de puentecitos de 10 metros de largo o menos, caminos vecinales, uno que otro asfalto y muchas, muchas, muchas “inauguraciones” de empresas privadas a las que asiste, porque… ¿A dónde ir entonces?

Y, yo me pregunto: ¿Dónde está el PLD que no echa a andar su maquinaria para que movilice al pueblo y que ya no se deje engañar más con ofrecimientos baladíes y exija el cumplimiento de lo prometido por el Presidente irresponsable, Luis Rodolfo Abinader Corona Picasso y exija explicación de donde están los 11 mil millones de dólares tomados prestados endeudando a las futuras generaciones inmisericordemente?

Esos señores del PRM que hoy mal gobiernan a este País se dignaron en perseguir, en no escatimar esfuerzos para mentir, ni para acusar de malversación y sobre evaluación de costos, hasta malograr el espíritu de la construcción de nuestra obra cumbre, Punta Catalina. Hasta le cambiaron el nombre por el de Puta Catalina. Atacaron hasta más no poder en campaña esa extraordinaria obra del pueblo dominicano, construida para acabar con los apagones y para pagar la energía más barata y no depender de los productores de energía privados, que nos tenían hartos cobrando cara la energía y chantajeando a los Gobiernos cuando les adeudaba algo; apagando las plantas para propiciar largos apagones al pueblo y así presionar al Gobierno para que este les pague.

Esas mismas empresas que ganan más con las plantas apagadas que prendidas, aunque no den el servicio, son a los que ahora el Presidente Abinader y su grupo, han intentado entregarle gratis a “Puta Catalina” a través de un supuesto “fideicomiso” ilegal a todas luces, solo para cumplir un gran compromiso que hicieran con ellos en campaña para lograr su apoyo.

Esa planta que tanto beneficio está aportando al País con el ahorro de 200 millones de dólares de las edes por comprar la energía más barata y por el depósito al Ministerio de Hacienda 250 millones de dólares porque con carbón mineral es más barato producirla y permite buena ganancia, o sea, con Punta Catalina este País se beneficia con ingresos y ahorros de más de 450 millones de dólares, con esa obra que al PLD y a los Gobiernos de Danilo nos costó sangre, fuego, sudor y derrota.

Pero, en días pasados pudimos ver y oír al flamante Ministro de la Presidencia, el señor Lisandro Macarrulla (no tan santo precisamente), decir que: “Hay temor por lo que saldrá en auditorías a Punta Catalina”.

Me asusta el hecho de que mi Partido haya sido tan tímido con Macarrulla y con el Presidente Abinader cuando hizo su rabieta en España, después que el PLD exigió que sea suspendido por el Senado el conocimiento del fideicomiso por el cual ya habían votado una parte de los Diputados peledeistas, pero, que el Presidente respondió groseramente, contundente, amenazante, intimidante, en son de chantaje: “yo sí estoy de acuerdo con que se investigue Punta Catalina y que sí, que vaya al Congreso y donde tiene que ir y al Ministerio Publico. Que se investigue cada centavo que se invirtió en Punta Catalina. ¡Vamos a investigarlo! Y, ¿Por qué ellos están tan preocupados con eso de que se va a vender? ¿Es que si se va a vender se va a saber el verdadero costo de Punta Catalina?”

Con ese tono intimidante e irrespetuoso, además de estar haciendo el peor Gobierno de la historia de este País, transformado por los Gobiernos del PLD (vean bien como lo digo: después de que este País ha sido trasformado por los Gobiernos del PLD, o sea, incluyo también los tres primeros periodos porque, esos fueron nuestros gobiernos, aunque la figura de esos tres periodos ya no esté), un Presidente mecha corta, incumplidor enfermizo, temeroso de perder un solo punto porcentual de popularidad por lo que, se ha dispuesto a amagar y no dar, práctica populista muy peligrosa para un País en vía de desarrollo. O sea, un Presidente populista a carta cabal, un Presidente allantoso y perverso (solo hace Danilo Medina salir a la calle y en seguida nos arremete el Ministerio Publico con su justicia “imparcial” a trancar compañeros) y para colmo, nos quiere venir a callar amenazando con que van a investigar a Punta Catalina, como diciendo que el PLD no se atreve a votar en contra de ese malvado y malsano fideicomiso.

A todas luces, esa conducta del Presidente respecto a nuestro Partido en su respuesta anterior deja mucho que desear, pues, su actitud pone a pensar a cualquiera que alguien en el PLD no se atreve a votar en contra del fideicomiso con que él quiere regalar a Punta Catalina a sus acólitos empresarios. Y, yo me pregunto: ¿Dónde está el PLD?

Mas yo digo al Presidente Luis Abinader Picasso: haga lo que quiera usted camaján, que a mí sí me da lo mismo que investiguen a Punta Catalina como les dé la gana. Dele pa´lante Presidente de promesas, caiga quien caiga que yo estoy dispuesto a salir a la calle a defender la mejor obra de Gobierno que se ha visto en este País desde su fundación.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here